Archivo del blog

Frase


Bajando el ritmo pude comprender,
que no pertenecemos a las luces de una tormenta
sino que formamos parte del resplandor
de la Aurora Boreal.

Cristina Romea

Actitudes Sociales


La educación es la base de todo crecimiento. El entorno familiar y socio-cultural donde crece una persona es clave para su desarrollo.
Dependiendo de la calidad será favorable o destructivo para el individuo y para la sociedad.
Con un lenguaje sencillo y directo, cincuenta breves reflexiones invitan a observar nuestro pasado desde la comprensión sociocultural y educacional que hemos heredado. Parte de nuestras actitudes están ligadas a esa herencia emocional.
La comprensión nos lleva al perdón y el perdón a la liberación emocional; un crecimiento de conciencia donde la cooperación se manifiesta por un bien individual y colectivo.




Si queréis ver la presentación que realicé en la Alhóndiga de Bilbao pincha aquí



Para adquirir un ejemplar en papel o en ebook Pincha aquí








Reseña de la Asociación de Escritores de Euskadi


La Asociación de Escritores de Euskadi creó la siguiente reseña acerca de mi ensayo.
Si deseáis leerlo Pincha aquí

Realidades, obra teatral


Realidades es una simpática obra teatral.
La trama se desarrolla en el interior de un hospital psiquiátrico de Vitoria. 
Un equipo médico selecciona a tres pacientes para llevar a cabo un estudio científico. Los tres poseen una peculiaridad: aseguran haber experimentado contacto con seres espirituales.
Ajenos a los propósitos científicos, convivirán un día y una noche en una sala, observados tras un espejo. Entre ellos, un inesperado infiltrado que nos desvelará más de un secreto.
Confiados y abiertos entre sí, expresarán sus experiencias y mensajes recibidos sobre una nueva era venidera. 
¿Qué es real y qué no? Descúbrelo en cada personaje.

Si quieres adquirir un ejemplar en ebook o en papel pincha AQUÍ

Evento Itinerante sobre la paz

Actualmente estoy participando en un evento itinerante sobre la Paz que inauguramos en Gernika.
En él participamos los siguientes artistas:
Daniela Bartolomé, Marisa Campo, Dori Campos, José Serna. Xabier Aburruzaga, Aitor con su trikititxa  y unos versos de Kirmen Uribe. Jon Antón con una preciosa pieza al piano. Dania y Xiara, de Sueño de Calíope. 
Artistas plásticos y fotográficos:
Artistas: Ricardo Abaunza, Teresa Ahedo, José Pablo Arriaga, Arvinder Bawa, Marisol Cavia, José Cobo, María Jesús Cueto, Josu Euba, Edu Gordo, Edurne Gorrotxategui, Jessica Llorente, Koldo Méndez, Mónica Martín, Giusi Naletto, Mariemi Otaola, Gloria Pereda, José María Pinto, Santi de Paulas, Josu Rekalde, Juan Torre, Rinaldo Turati, Juan Jesús Villaverde.

El calendario itinerante es el siguiente:

Gernika: del 12 al 31 de enero de 2018
Sestao: del 1 al 28 de febrero de 2018
Basauri: del 2 al 24 de marzo de 2018
Zarautz: del 10 de mayo al 3 de junio de 2018
Karrantza: del 20 de julio al 24 de agosto
Ortuella: del 24 de agosto al 16 de septiembre
Barakaldo: del 19 de septiembre al 11 de octubre
Plentzia: del 2 al 16 de noviembre.












Microrrelato: Julia



Inmóvil frente al espejo Julia sonreía.
El brillo de sus ojos destellaba entre sus pupilas azules.
Con una sutileza exquisita, levantó el brazo derecho acercando su delicada mano hacia la cabeza. Despacio  la deslizó por el cabello, deteniéndose a jugar con un tirabuzón.
Detuvo el gesto de inmediato cuando bajó su mirada hacia su pecho desnudo.
Abrió la boca a modo de asombro. ¡Cuánta belleza y juventud desprendía!

Despidiéndose de su cabello, rozó su ovalado rostro para pasar a detenerse en el hueco clavicular. Tecleando tímidos círculos  acarició su esternón, atreviéndose a posar la palma de la mano en el seno izquierdo. Un cosquilleo erizó la piel de todo su cuerpo.  
Mientras contenía la respiración, observando que no fuera observada, Julia se llevó la mano izquierda a su boca. Se acarició los labios:  ardientes, suaves y húmedos.
Abandonando el tacto de su pecho,  presionó su vientre: plano; terso; vibrante…

―¿Madre? ― La llamó dulcemente su hija.
Julia giró lentamente la cabeza para mirarla.
―¡Madre, se va a enfriar! ― Comentó mientras la tapaba con una toquilla.
Julia volvió a mirar al espejo. Elevando sus mejillas, alargó su brazo torpemente  para despedirse de aquella muchacha llena de sensualidad. Poderosa feminidad.
―Vamos madre. Tiene que soplar las velas. Hoy cumple ochenta y un años…


Reconocimiento


Es muy habitual encontrarnos con alguna persona y que esta nos pregunte por nuestro trabajo o por nuestros estudios. Rara vez respirará, nos mirará a los ojos y nos comentará sinceramente: “¡qué bien te veo!”
Si os encontráis con alguien así podéis deteneros y darle un abrazo sin reparos pues os estará  reconociendo por lo que sois, no por lo que hacéis.
En nuestra sociedad el reconocimiento está invertido. Nos valoramos por lo que hacemos, no por lo que somos. Desde este punto nacen las exigencias y las autoexigencias para ser reconocidos mediante un logro. A menudo, perseguimos el éxito dejando nuestro bienestar al margen sin ser conscientes de que el reconocimiento por lo que somos ya lo tenemos, sencillamente por existir.
Lo que hacemos es el medio por donde extendemos nuestra esencia. Sin nuestra labor, nuestro universo, el de cada uno, se queda en cenizas pues no puede extenderse y pierde su capacidad de crecimiento evolutivo.
Cuando el reconocimiento y el valor están orientados a nuestra naturaleza interna, la capacidad para crear y extendernos mediante una actividad surge con la motivación y esta a su vez encamina al éxito.
Cuando el valor se enfoca en los logros sin el reconocimiento interno, el éxito obtenido es efímero y carente de esencia.
La pregunta: “¿para qué estoy haciendo lo que estoy haciendo?” ayuda a obtener respuestas. Si esa respuesta está ligada a una búsqueda de reconocimiento, el proceso debe ser invertido pues el reconocimiento no está afuera, sino en uno mismo.


Cristina Romea
blog.cristina-romea.com