Archivo del blog

Actitudes Sociales


La educación es la base de todo crecimiento. El entorno familiar y socio-cultural donde crece una persona es clave para su desarrollo.
Dependiendo de la calidad será favorable o destructivo para el individuo y para la sociedad.
Con un lenguaje sencillo y directo, cincuenta breves reflexiones invitan a observar nuestro pasado desde la comprensión sociocultural y educacional que hemos heredado. Parte de nuestras actitudes están ligadas a esa herencia emocional.
La comprensión nos lleva al perdón y el perdón a la liberación emocional; un crecimiento de conciencia donde la cooperación se manifiesta por un bien individual y colectivo.




Si queréis ver la presentación que realicé en la Alhóndiga de Bilbao pincha aquí



Para adquirir un ejemplar en papel o en ebook Pincha aquí








Reconocimiento


Es muy habitual encontrarnos con alguna persona y que esta nos pregunte por nuestro trabajo o por nuestros estudios. Rara vez respirará, nos mirará a los ojos y nos comentará sinceramente: “¡qué bien te veo!”
Si os encontráis con alguien así podéis deteneros y darle un abrazo sin reparos pues os estará  reconociendo por lo que sois, no por lo que hacéis.
En nuestra sociedad el reconocimiento está invertido. Nos valoramos por lo que hacemos, no por lo que somos. Desde este punto nacen las exigencias y las autoexigencias para ser reconocidos mediante un logro. A menudo, perseguimos el éxito dejando nuestro bienestar al margen sin ser conscientes de que el reconocimiento por lo que somos ya lo tenemos, sencillamente por existir.
Lo que hacemos es el medio por donde extendemos nuestra esencia. Sin nuestra labor, nuestro universo, el de cada uno, se queda en cenizas pues no puede extenderse y pierde su capacidad de crecimiento evolutivo.
Cuando el reconocimiento y el valor están orientados a nuestra naturaleza interna, la capacidad para crear y extendernos mediante una actividad surge con la motivación y esta a su vez encamina al éxito.
Cuando el valor se enfoca en los logros sin el reconocimiento interno, el éxito obtenido es efímero y carente de esencia.
La pregunta: “¿para qué estoy haciendo lo que estoy haciendo?” ayuda a obtener respuestas. Si esa respuesta está ligada a una búsqueda de reconocimiento, el proceso debe ser invertido pues el reconocimiento no está afuera, sino en uno mismo.


Cristina Romea
blog.cristina-romea.com

Evento en Gernika

Aquí os dejo una muestra del precioso evento sobre la paz que realizamos en Gernika. Maravillosos artistas.
Fue un placer compartir escenario con las poetas: Daniela Bartolomé, Marisa Campo, Dori Campos y el poeta José Serna. Xabier Aburruzaga y Aitor nos deleitaron con la trikititxa unos versos de Kirmen Uribe. Jon Antón con una preciosa pieza al piano. Y Dania y Xiara, del sueño de Calíope, acunaron nuestras almas con su música y voz. El broche lo puso Dania, con su voz de soprano cantando La Casta Diva. 
Desde aquí doy las gracias a Massimiliano Tonelli pues sin su espíritu creador nada de esto hubiera sido posible.
La exposición de los artistas plásticos y fotografía continúa abierta en Gernika hasta el 30 de enero. Ellos son: Ricardo Abaunza, Teresa Ahedo, José Pablo Arriaga, Arvinder Bawa, Marisol Cavia, José Cobo, María Jesús Cueto, Josu Euba, Edu Gordo, Edurne Gorrotxategui, Jessica Llorente, Koldo Méndez, Mónica Martín, Giusi Naletto, Mariemi Otaola, Gloria Pereda, José María Pinto, Santi de Paulas, Josu Rekalde, Juan Torre, Rinaldo Turati, Juan Jesús Villaverde.











Evento artístico

El próximo viernes 12 de enero a las 19h en Gernika se inaugura la exposición itinerante organizada por el Comisario Massimiliano Tonelli.
Pintura, grabado, escultura, fotografía, performance, poesía y canto.
Allí estaré.
¡Os esperamos!

Poema navideño



















Nieva
En mitad del camino mis pasos se detienen.
Una hoja desciende de un árbol dejándolo desnudo.
Se posa junto a otras en el suelo.
Las acaricio, sintiendo el gélido tacto en mis pies.
El viento susurra en mi rostro la buena nueva de un reencuentro.
Alzo la mirada.
El cielo grisáceo anuncia su llegada.
Lentamente, uno a uno, comienza su descenso.
Un manto blanco une la tierra con el cielo.
Nieva.
La naturaleza alza sus brazos para recibirla.
Esperada fusión de tierra y nieve.
Larga espera para amantes lejanos.
Sólo el agua del deshielo serpenteará recóndita calmando la sed de su recuerdo.
El paisaje está creado: agua, vida, silencio.
Silencio que abraza al espíritu intacto,

preparándolo para el deshielo.

Frase


"Bajando el ritmo pude comprender,
que no pertenecemos a las luces de una tormenta
sino que formamos parte del resplandor
de la Aurora Boreal".

Cuento: Los manzanos y el nogal


Los manzanos y el nogal


Había una vez un joven nogal plantado en un gran campo de manzanos rebosantes de hermosas y rojas manzanas.
Un día, el joven nogal comenzó a brotar sus nueces. Estas eran pequeñas, marrones y sin brillo aparente en comparación a las manzanas.
Los manzanos, al ver el fruto del nogal se alteraron. ¡Esa fruta no podía servir para nada! Comenzaron a preocuparse excesivamente llegando a presionar al nogal para que cambiara sus nueces por manzanas.
El nogal quería pertenecer al grupo así que se esforzó y se esforzó hasta que fatigado, un día enfermó. Los manzanos  convencidos de que habían  hecho todo lo posible por ayudarlo, continuaron su ciclo olvidándose de él.
Durante dos primaveras su tronco sobrevivió enraizado y alimentado por la tierra. El viento, cada día, agitaba sus ramas para despertarlo. Los pájaros anidaban en él para que no se sintiera solo. La lluvia y la nieve cayeron del cielo directas a sus ramas acariciándole e hidratándole. Así, poco a poco, el nogal fue sintiendo que él era un nogal y no un manzano y por lo tanto sus frutos debían florecer pues de lo contrario su existencia no serviría para nada.
A la tercera primavera sus hojas comenzaron a brotar y sus nueces a salir. Los manzanos volvieron a poner la vista en él preocupados. Pero esta vez él continuó su proceso.
Un día un grupo de personas pasó por allí. Vieron el nogal lleno de nueces y los niños se acercaron a él corriendo. Y contentos se subieron a sus ramas para recoger sus frutos.
-¡Oh qué campo tan bonito!-exclamaron.
-Recojamos manzanas y nueces pues ambos frutos son un alimento muy saludable.


Moraleja: cuando se halla el sentido de la complementación, los conflictos desaparecen.


Cristina Romea