Archivo del blog

A mis lectores


Querido lector/a:

Si es la primera vez que entras te explicaré un poquito quién soy y qué puedes encontrar en este blog.

Nací un veinticuatro de octubre de mil novecientos setenta y uno en Sabadell, provincia de Barcelona. Actualmente vivo en la preciosa ciudad de Vitoria-Gasteiz, en el País Vasco. Un lugar rodeado de naturaleza donde puedo caminar y perderme por frondosos bosques, mi gran afición.

La escritura me acompaña desde que era pequeña. Primero comencé escribiendo cuentos breves, más tarde disfruté con el género epistolar, con la poesía y el teatro. Ahora, que he alcanzado la madurez, me he atrevido a adentrarme en las reflexiones y en la creación de mi primera novela.
También participo en actos culturales declamando poesía.

Las temáticas que rodean a mis escritos están basadas en el crecimiento personal ligado a las emociones y a la educación.

Es para mí un placer poder mostrarte mi trabajo y compartir contigo en este blog una parte de mis escritos, así como las publicaciones que tengo y las nuevas que irán viniendo.

Espero que disfrutes de estas palabras. Están pensadas y dirigidas exclusivamente para ti.


Un abrazo fuerte.

Cristina Romea


Nuevo Evento Artístico



Con la colaboración del Centro de Armonización Cisne Blanco, liderado por Agustín y Arguiñe, ha nacido un nuevo evento artístico.
Almudena Merino, arteterapeuta. Especialista en música de cámara para instrumentos de viento madera, profesora en educación musical y artista plástica, acompaña mis declamaciones tocando música improvisada con la flauta travesera y otros instrumentos.
Cada evento que realizamos es único. La atmósfera que se crea tanto con la declamación como con el acompañamiento de la música de Almudena es armónico.
La recompensa nos la da el público con su calor. Es maravilloso ver a las personas escuchar con atención nuestras aportaciones. Recibir el aplauso al finalizar el evento. Y recoger los testimonios de las personas que se acercan a felicitarnos. Muchos coinciden en el sentimiento de paz que transmitimos.
Los textos declamados están cuidadosamente escogidos. Son textos poéticos y humanistas.
Aquí os dejo unas fotos del evento que realizamos el domingo 21 de julio en la Ermita Románica de San Felices, en Ábalos (La Rioja).
El domingo 28 de julio a las 12h realizaremos otro evento en la Ermita de Santa María de la Piscina, San Vicente de la Sonrierra (La Rioja).
Esto es sólo el comienzo. Habrá más eventos que os iremos informando.
Si queréis conocer a Almudena pinchad en el siguiente enlace: web Almudena





Vídeo presentación Pan con vino y azúcar

El 13 de septiembre, presenté mi novela, Pan con vino y azúcar, en la Alhóndiga de Bilbao, dentro de la VI Jornada de autor organizada por la Asociación de Escritores de Euskadi.

Os recomiendo que pichéis sobre el enlace y os llevará directamente al vídeo. En él expongo una breve sinopsis, una declamación poética y una conclusión referente a la trama.
El vídeo dura unos cinco minutos.
¡Disfrutad!

Presentación Pan con vino y azúcar

Textos Humanistas: Evolución


PRÓLOGO
A
 lo largo de los siglos el ser humano ha experimentado etapas en las que los cambios han significado un avance en el modo de relacionarse y construir.
Dentro de esos cambios el dolor siempre ha estado presente debido a la distinción de las clases sociales, los desajustes humanitarios y las guerras.
Etapas evolutivas que se repiten dentro de un ciclo constante llamado vida.
¿Cuál será el siguiente cambio? Quizá ya estemos contribuyendo a ello.
En los últimos años hemos dado un salto, inimaginable para muchos de nuestros antepasados, en tecnología.  Hemos ganado en calidad de vida a comparación con nuestros abuelos. Y se nos ha abierto un campo nuevo hacia el conocimiento de las emociones.
Avanzar hacia el conocimiento de uno mismo desde la educación y autoeducación puede ser el salto que nos lleve a evolucionar hacia la paz. Pues la paz externa se crea y construye desde la paz interna.
Las reflexiones que os presento os invitan a descubrirlo.
EVOLUCIÓN
S
i habéis visitado alguna vez el Museo de la Evolución del hombre, os habréis dado cuenta de los cambios constantes que ha sufrido nuestro Planeta Tierra y el Ser humano. Todos esos cambios han ido acompañados por el ritmo de evolución y regeneración natural: lento y constante.
En el caso de las personas, nuestro cerebro, requiere de tiempo y calidad para integrar conocimientos que adquirimos del medio, filtrarlos en nuestro interior y volver a expresarlos de manera creativa y constructiva hacia el medio y sociedad.
En el caso del Planeta Tierra, sus recursos son renovables a largo plazo debido a ese ritmo lento y constante de regeneración natural.
Actualmente, ese ritmo evolutivo se encuentra en peligro, tanto en nuestro Planeta como en nosotros mismos. Y no sólo por el exceso de consumo. Las crisis económicas generan grandes desajustes a nivel humanitario que incitan a cometer actos egoicos en todos los niveles.
Todo este desajuste encauza al ritmo de la evolución biológica, socio-cultural y medioambiental hacia la enfermedad. 
CONEXIÓN CON UNO MISMO
L
a conexión con uno mismo está estrechamente ligada a la respiración natural (lenta y constante).
Las preocupaciones y el estrés acortan su ritmo natural. Los pensamientos se aglutinan y el sistema inmunológico cae. El alma se duerme.
Si observamos la naturaleza esta se muestra ante nosotros con un movimiento lento y constante.
Nuestra respiración podría compararse con el oleaje del mar. Cuando está en calma muestra tranquilidad. Las olas van y vienen manteniendo la vida en su interior. Cuando el oleaje está bravo, su movimiento genera turbulencias internas alterando el ecosistema. Nuestra respiración actúa similar.
En definitiva: estamos condicionados por una mente dominada por nuestras experiencias pasadas. El ritmo de vida actual es desfavorable para nuestra evolución. Las preocupaciones y el estrés acortan el ritmo respiratorio natural e impiden que podamos conectar con nosotros mismos.
EDUCACIÓN
¿Q
uién no ha experimentado lo agradable que es sentir el calor de un bebé entre sus brazos?
Evocad esa imagen. Si lo veis tomaréis conciencia de que un niño nace libre, sin creencias, dentro de una familia y sociedad concreta. A medida que crece, se va formando. Y los adultos, lo vamos acompañando en ese crecimiento, sabiendo que pasa por distintas etapas muy diferenciadas.
Haciendo un repaso sociocultural de tres generaciones anteriores, los padres actuales nacimos con bases dictatoriales impuestas. De esas bases, todavía quedan posos que se repiten como un disco rayado. Se llaman creencias limitantes y afectan al crecimiento de nuestros hijos y a nosotros mismos pues nos impiden descubrirnos.
Seguro que alguna vez, hablando con vuestros hijos, os habéis detenido y habéis pensado: “parezco mi madre. O mi padre”. Tomar conciencia entonces de que estáis repitiendo el mismo patrón. Al igual que ellos lo hicieron de vuestros abuelos.
Nuestros abuelos y nuestros padres no tuvieron herramientas para liberarse de sus creencias limitantes a la hora de educarnos. Afortunadamente, nosotros sí.

SENTIMIENTO DE CULPA
S
entir culpa ayuda a darnos cuenta de que probablemente hemos cometido un error en un momento determinado. Al darnos cuenta del error podemos modificarlo para que la próxima vez no suceda. Por lo tanto la culpa cumple su misión evolutiva.
Pero si el sentimiento de culpa perdura, puede encaminarnos a la tristeza. Cuando uno se siente culpable tiende a culpabilizar a los demás. La objetividad de la situación se distorsiona.
El sentimiento de culpa se siente en el pecho. Ahoga y no deja respirar.
¿Somos culpables por sentir culpa?
Sentirnos culpables por errar forma parte de nuestra educación marcada durante siglos por una sociedad que ha evolucionado con la religión Católica.
En misa, cuando se pronuncian las palabras: “por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa”, las personas se dan golpecitos en el pecho con los dedos de la mano. Un gesto que indica que merecemos castigo por ser pecadores de nacimiento.
¿Es casualidad que el sentimiento de culpa se sienta en el pecho, ahogue y no deje respirar?
Ahora bien. Que nadie eche la culpa a la Iglesia Católica por sentir culpa.
Aprender de dónde venimos es el mejor de los regalos que podemos obtener para liberarnos.

EL PERDÓN
Q
uien más o quien menos ha vivido alguna vez situaciones dolorosas. Estas han conectado con una emoción concreta causante de una reacción. Esa reacción ha generado dolor en uno mismo o en otra persona.
Ante una situación que el cerebro considere amenazante reacciona atacando pues se posiciona en situación de víctima y a la vez, verdugo. En este sentido puede ocurrir que la persona se culpabilice a sí misma o a los demás.
Estas reacciones, lejos de liberar, encadenan aún más al dolor y al sufrimiento. En cambio, cuando la situación se analiza desde la neutralidad, alejada de la emoción dominante se accede al perdón, nuestra arma de liberación.
ACTO DE VALENTÍA
C
ada uno de nosotros nace en un país, con una cultura determinada, dentro de una familia donde cada uno de los integrantes está condicionado por su educación y época de nacimiento. Esa educación se transmite al nuevo miembro heredando este una serie de creencias y limitaciones arraigadas. Esas creencias quedan grabadas en su interior condicionando su presente.
En algún momento de la existencia esa persona puede tener deseos de experimentar la vida según siente en su interior, no según le han enseñado. Es preciso tener en cuenta que cuando esta situación se manifiesta el sentimiento de culpa aparece. Pues salirnos del rebaño implica “traición”.
Para llevar a cabo este proceso es necesario enfrentarse, sin violencia y con respeto, a los miedos internos y a las estructuras familiares heredadas.
Los pequeños cambios son los que generan grandes movimientos y estos comienzan con la escucha hacia uno mismo. Realizando cuanto se siente en el interior para beneficio propio y común. Estas pequeñas acciones serán un acto de valentía.

EMOCIONES
L
as emociones funcionan en nuestro interior como un río. Si son positivas su cauce será grande y podrá arrastrar la maleza acumulada en él. De esta manera se obtendrá mayor claridad de pensamiento y reacción a la hora de afrontar las incertidumbres que la vida nos plantea. Por el contrario, si predominan las emociones negativas, su cauce quedará estancado, sin fluidez. Actuaremos desde el miedo. Los términos “negativa y positiva” para las emociones, no quieren decir que sean malas o buenas. Ambas son necesarias para equilibrar el modo de comunicarnos con nosotros mismos y con los demás.
Las emociones pertenecen a cada persona. Por lo tanto la responsabilidad es individual. Las acciones y reacciones que se comenten a diario son de uno mismo, aunque hayan sido provocadas dentro de unas circunstancias aparentemente amenazadoras.
Ahora bien, ¿tenemos opción para elegir nuestras emociones?
Los estados emocionales están condicionados por cuanto hemos aprendido en las etapas más tempranas de nuestra existencia. El camino para desaprender parte de nuestra propia voluntad, por lo tanto, la opción existe.

HERENCIAS EMOCIONALES
C

reencia-Pensamiento-Emoción-Acción
Definición de creencia por la RAE
Creencia: firme asentimiento y conformidad de algo.
Nuestras creencias se forman desde la educación, con cuanto experimentamos en casa y en el entorno sociocultural al que pertenecemos.
Las herencias emocionales parten de una creencia. Esa creencia genera un pensamiento y a su vez, una emoción. La emoción ejecuta la acción.
Imaginad el desarrollo de una película: hay un autor (creencia) que crea un guión (pensamiento). Genera una cinta de película (emoción) que proyecta en una pantalla (acción). Cuando vamos al cine, al terminar la sesión, nos quedamos con el argumento de la película. Pero no conocemos personalmente al autor ni al guión.
La transmisión de nuestras creencias a las nuevas generaciones es desde la película y la pantalla (emoción y acción).
Por ejemplo: una determinada familia religiosa cree que Dios castiga los pecados. Esta familia siente un rechazo hacia los ateos. Ese rechazo se transmitirá a las siguientes generaciones. Estos repetirán patrones sin cuestionarse por qué se enfadan cada vez que coinciden con algún ateo. Hasta que algún miembro de la familia comience a cuestionarse ese enfado y cambie su creencia. En el momento de cambiar su creencia cambiarán sus pensamientos y sus acciones hacia los ateos.
¿Queréis más ejemplos?
Ateos contra cristianos. Partido A contra partido B. Hombres contra mujeres. Mujeres contra hombres… y lo que se os ocurra.


RELACIÓN ENTRE HOMBRES Y MUJERES

D
urante décadas la mujer ha estado sometida a sociedades patriarcales limitando su crecimiento intelectual y desarrollo personal. Si recorremos tres generaciones anteriores podemos realizar un repaso para comprender las relaciones entre hombres y mujeres en la actualidad.
La relación de pareja de nuestros abuelos estaba basada en los cuidados básicos de la familia con los roles diferenciados: el hombre traía el sustento a casa y la mujer cuidaba del hogar, los hijos y el marido como le habían enseñado, maternalmente. Esta manera de relacionarse en la pareja nos dejó la siguiente creencia: la mujer necesita al hombre para su sustento. El hombre necesita a la mujer para sus cuidados básicos y emocionales.
Nuestros padres crecieron con la misma base. Aunque la mujer se incorporó al mercado laboral esa creencia continuó sin liberar y transmitiéndose a la siguiente generación.
No existe movimiento agonista sin un antagonista:
Si mi pareja ejerce de padre hacia mí y yo de madre hacia él no existe connotación ni afinidad de pareja. Se crea una relación de dependencia emocional. Puede ser uno de los motivos por los que muchas personas, imbuidas desde el desconocimiento, busquen la pareja por medio del adulterio.
Cuando tomamos conciencia de que estamos repitiendo patrones heredados nuestra percepción cambia y con ella, las situaciones.
Las siguientes frases acercan al respeto y equidad entre hombres y mujeres:
*La mujer posee un poder asombroso para realizar cambios a nivel individual y colectivo. Es necesaria en casa y en la sociedad.
*El hombre posee un poder asombroso para realizar cambios a nivel individual y colectivo. Es necesario en casa y en la sociedad.
La base de todo es la educación. Nosotros ya tuvimos la nuestra y no podemos cambiar el pasado pero sí el presente. 
PAREJA
L
a pareja es nuestro complemento.
Cuanto más me conozca, más me respete y más me ame, mayor compenetración tendré con mi pareja.
La vida es para descubrir y disfrutar. Un gozo que tiene sentido cuando es compartido en integridad.
Yo, soy yo. Tú, eres tú. Compartimos y nos complementamos. Pero mi felicidad no depende de ti. Aumenta contigo al compartirla desde mi libertad.

EL LENGUAJE
T
odo cuanto escribo está expresado tal y como me enseñaron a escribir en su momento. Mi cerebro tiene el lenguaje automatizado al género masculino como neutro. Es decir, incluye ambos géneros.
Nuestro lenguaje actual forma parte de una herencia comunicativa dominada por el género masculino en su evolución social. Comprender esto simplifica los conflictos que acontecen sobre el machismo y feminismo dentro del uso del lenguaje.
El lenguaje no es una persona. Su utilización para generar machismo, feminismo o violencia, dependerá de la actitud del comunicador y de la interpretación del receptor.
Si el receptor cree que el lenguaje es machista, interpretará situaciones que se lo confirmen pues esas interpretaciones estarán sujetas a su propia percepción.
Cuando algo nos molesta del otro, esa molestia pertenece a uno mismo. La respuesta se encuentra indagando. Aplíquese en cualquier situación conflictiva.


 EL SENTIDO DE LA PERTENENCIA

D
e vez en cuando me gusta pasear por lugares tranquilos. Estos paseos me sirven para crear paralelismos entre la naturaleza y nuestra manera de vivir.
Paseando por un bosque reflexioné:
“Árboles creciendo juntos. Cada uno se alimenta de sus propias raíces. Distintas especies forman un conjunto paisajístico. No falta ni sobra ningún árbol. Si se quita alguno el paisaje cambiará y su función variará”.
La naturaleza crea paisajes y microclimas para acoger a la vida. Es un trabajo de cooperación sin posesión.
El paralelismo encontrado fue: “pertenezco a este mundo aunque nada ni nadie me pertenece”.

EL MIEDO
S
i el *ego tuviera poder de creación el mundo tendría otro aspecto. Mas la desolación no es en absoluto una creación.
El ego no tiene poder ni puede crear nada porque él no es nada. Su uso, obedecer su voz, crea tensiones en el cuerpo y destrucción alrededor. La coherencia no existe cuando el ego actúa. La creencia en él es irreal. Esa irrealidad consiste en creer algo que no es real y actuar como si fuera real. La creación que surge de esa irrealidad es una ilusión perecedera en el tiempo.
Aunque se actúe desde el ego este no puede hacer más que paralizar mediante el miedo.

*Ego: parte dominante en el inconsciente colectivo.

AMENAZAS IRREALES
E
l miedo es un mecanismo de defensa que tiene sentido cuando se viven situaciones amenazadoras.
En la época actual hay amenazas que son irreales. Nos creemos y sentimos amenazados porque creemos y sentimos que somos diferentes los unos de los otros y por lo tanto nos podemos dañar. Es la base del miedo a perder o a morir.
El grado se incrementa según la magnitud emocional expresada del conflicto. A mayor fuerza, mayor conflicto.
Por ejemplo: en un programa de radio se transmitía con énfasis que las mujeres mayores de cuarenta años pertenecemos a un colectivo de riesgo laboral. Las palabras transmitidas llevaban carga emocional que procesé como receptora. A mi mente acudieron pensamientos basados en esa situación de injusticia. Y la emoción me empujaba a crear una guerra.
Detuve el pensamiento con la respiración. Lo observé y lo anoté. Si me hubiera quedado con el mensaje transmitido, me hubiera dejado llevar por la emoción. El miedo me hubiera bloqueado o llevado a la ira por creer en esa “injusticia”.
En cambio, al separarme de la emoción, el conflicto interno se desvaneció.
La causa de que las mujeres mayores de cuarenta años pertenecemos a un colectivo de riesgo laboral es una situación social real. La carga emocional transmitida desde el medio de comunicación fue irreal. Sujeta a la emoción personal del locutor. El miedo que en ese momento sentí encaminándome hacia la ira, fue irreal.
Las acciones realizadas desde la separación emocional son las que previamente se han analizado con uno mismo desde la neutralidad. Esas acciones serán constructivas para uno mismo y para la sociedad.
Toda emoción transmitida desde el miedo, paraliza al colectivo.



EL DINERO
N
o se puede vivir sin dinero. Es nuestra moneda de cambio para cubrir las necesidades básicas que garantizan la supervivencia y la dignidad humana.
El dinero no se consigue: está. El hecho de que creamos que no está provoca un desajuste en todos los niveles que parte del miedo a perder.
Nuestro trabajo, nuestra labor, es el medio por el que el dinero viene a nosotros. Se ofrece un servicio a cambio de dinero. Y ese dinero ayuda a cumplir con otros fines constructivos para uno mismo y para la sociedad.
Pero cuando hay crisis económica nos creemos los mensajes transmitidos con carga emocional. Entonces generamos actitudes que nos llevan a fabricar una cantidad de cosas sin sentido para perseguir el dinero a toda costa: especulación, cobros y pagos sin facturas, abaratamiento de los productos, intrusismo laboral, manipulación emocional, evasión de impuestos…
Cuando perseguimos algo, ese algo huye. Creamos el efecto contrario.
Cada uno que reflexione sobre su granito de arena. Si continuamos así y unimos todos, obtendremos un desierto.
Concluyo con la siguiente frase de Gandhi:
“El mundo es lo suficientemente grande para satisfacer las necesidades de todos. Pero siempre será demasiado pequeño para satisfacer la avaricia de algunos”.

FRONTERAS
S
oy del Mundo. Un lugar sin límites fronterizos donde los seres humanos nos vemos y sentimos por igual.
Nuestra bandera, con el símbolo de la paz, ondea en cada uno de los territorios del Planeta.
Las únicas fronteras que existen las creamos nosotros en nuestras mentes: juicios, rencor, avaricia… materia destructiva, al fin y al cabo. Paradójico para un reclamo de libertad.

AMOR
E
l amor es un estado de conciencia que se encuentra en uno mismo. Aprender a conectar con este estado  neutraliza los grados de sufrimiento causados por falsas percepciones. Se alcanza una visión global aceptando a las personas tal y como son. Este enfoque nos acerca a la pluralidad. Los problemas se minimizan encontrando soluciones desde tu propio centro. Desde ese centro la cooperación se manifiesta.
Alcanzar este estado se realiza con la naturalidad más absoluta que existe y esa es la vida. Vivir desde este estado de conciencia no implica vivir sin conflicto o en un estado constante de calma. Implica atención, respeto y responsabilidad hacia uno mismo y hacia los demás.

LA VIDA EN ARMONÍA
V
ivir en armonía no es ignorar los acontecimientos. Es tomar conciencia de lo que está sucediendo alrededor y en uno mismo para trabajar desde un compromiso coherente con uno mismo y con la sociedad.
Si observamos nuestros movimientos diarios, comprobaremos que se pueden comparar a una escena de teatro. Cada uno acude a sus quehaceres cumpliendo su papel, sólo que se actúa sin escuchar la voz del Director.
La presencia total en el escenario es fundamental para el desarrollo de una obra. La presencia total en nuestra vida es fundamental para el desarrollo de esta. Y nosotros, somos los protagonistas. Recordad que el Ego es un espectador que no cesa de parlotear.
Cada uno tiene un Director. Sólo debemos aprender a escucharlo.
Él es paciente y espera.
PLURALIDAD
E
n el momento en que seamos libres de nuestras creencias, alcanzaremos la percepción íntegra y el conocimiento que nos conduce a la pluralidad: aceptar al otro como es, experimentando cada uno su camino independiente y a la vez complementario.
¿Qué sentido tiene vivir si la finalidad es destruirnos?
Observad la naturaleza. Ella convive en armonía dentro de un ciclo donde hay vida y muerte. Mas cuando algo muere se transforma dejando su esencia. Otra forma ocupará su lugar para continuar ese ciclo respetuoso de crecimiento. Pero si dentro de una comunidad, el respeto es mutilado a un solo integrante, esa mutilación será colectiva.

ESENCIA HUMANA
L
a espiritualidad forma parte de nosotros. Cuando vemos un río nacer no nos sorprende porque estamos acostumbrados a ello. Con la espiritualidad es lo mismo. Cuando estemos acostumbrados a ella la llevaremos de forma natural consiguiendo un equilibrio entre la Tierra y el Cielo, sin necesidad de realizar grandes elogios.
El ser humano nace con una esencia pura. Esta esencia se modifica en función de la educación adquirida. Nuestra condición íntegra será la suma de: nuestra esencia, más la educación familiar, más la educación en la sociedad del lugar donde hayamos nacido.
Dentro de todo este conjunto entran en juego las emociones. Si en nuestro interior predominan emociones negativas, nuestra vibración será baja afectando a los procesos biológicos, dificultando la conexión con uno mismo.
Si en nuestro interior predominan emociones positivas, nuestra vibración será alta, nuestros procesos biológicos estables y tendremos mayor facilidad de conexión con nosotros mismos alcanzando un estado de conciencia plena.
Estamos capacitados para construir sociedades sanas, enfocadas a la pluralidad.
El día en que logremos unir lazos entre todos será un día memorable para la Humanidad. Será entonces cuando nuestra esencia espiritual habrá cumplido su cometido.








Cristina Romea Ramón






Pan con vino y azúcar





Pan con vino y azúcar es una novela que invita a aprender, sin culpabilizar a nadie, de la historia individual y colectiva para construir el camino hacia la paz. Pues la paz externa se crea y construye desde la paz interna.



Enlaces de puntos de venta

Librería Estudio, Miranda de Ebro (Burgos) 

Librería Ayala Vitoria-Gasteiz

amazon

Formato Kindle

1. Pinchando en este Enlace Kindle, accederás al formato ebook. 

Formato Papel

2. Pinchando en este Enlace libro papel.

Conoce Peñalcázar, el escenario de mi nueva novela


Mónica, nuestra protagonista de Pan con vino y azúcar, nos narra una visión poética y humanista sobre el pueblo de sus abuelos: Peñalcázar.


Aquí, desde este blog, os muestro  breves pinceladas de su  historia real mediante fotografías y datos que fui recogiendo para la creación de la novela.



Evolución etimológica Alcoçér/ Alcazar/Peñalcázar.

Muela de la Peña. El pueblo está situado en la planicie a unos 1200 m de altitud


Murallas: entrada noroeste
 

Camino de acceso noroeste


Actualmente, Peñalcázar es un pueblo abandonado situado en lo alto de una peña rocosa.

Su situación estratégica,  cercana a la antigua zona de paso fronteriza que dividía Aragón con Castilla por la provincia de Calatayud y Soria, fue clave en su papel de fortaleza.

Geográficamente está rodeada por  las sierras de Deza, Costanazo, Bigornia, Corija y Miñana, así como por corredores fluviales que antiguamente formaron una vía de paso desde el valle del Jalón hacia los campos de Gómara.

Fue ocupada por distintas civilizaciones: celtíberas, romanas, visigodas, musulmanas y cristianas. Actualmente, sólo se pueden apreciar las ruinas de épocas romanas, musulmanas y cristianas. Para encontrar restos arqueológicos de época celtíbera o visigoda, sería necesario realizar estudios con excavaciones arqueológicas.

Su mayor esplendor fue durante el s.X, en época musulmana, formando parte de las plazas fuertes que controlaban el territorio del Duero.

Iglesia con torreón dedicada al Arcángel San Miguel S.XVI (Norte)


Vistas estratégicas: el Moncayo desde desde el norte


Ladera Sur. Murallas

Segundo acceso a la villa (Sur)

Al estar situada en lo alto de una peña, sus paredes formaban una muralla natural, salvo en aquellos lugares en los que la ladera caía quedando el acceso desprotegido. Es el caso del segundo acceso a la villa donde quedan restos de murallas de época musulmana y cristiana.

Al este, la ermita renacentista, hoy derruida.

La ermita renacentista fue, en época musulmana, una torre vigía que controlaba la entrada de la frontera y la Sierra de Deza. 

En algunas investigaciones quedan reflejadas que Peñalcázar fue conquistada por el Cid Campeador. En el Poema del Myo Cid es nombrada como Alcoçer y describe su presencia como un "otero, redondo, fuerte y grande". 

Su nombre Peñalcázar proviene de Alcoçer, que significa castillo. Cabe la probabilidad de que en Peñalcázar hubiera habido un castillo o fortaleza, hoy en día no localizado, que seguramente esté soterrado. En la novela Pan con vino y Azúcar, Mónica te acompañará, mediante un pequeño recorrido a que descubras donde puede encontrarse ese castillo o fortaleza.

Aljibe romano

Estas ramas que sobresalen por este agujero, pertenecen a un árbol que ha crecido dentro del antiguo aljibe.
Nevero romano

Antiguo caserío

Si visitáis alguna vez el yacimiento arqueológico de Numancia y observáis la reproducción de una casa celtíbera, no dista demasiado en tamaño y forma a las construidas en Peñalcázar. 


Como os he comentado su importancia hacía referencia a un lugar estratégico utilizado para proteger la frontera. Así, fue testigo de la Guerra de los dos Pedros en el s.XIV. De los enfrentamientos entre Navarra y Aragón en el s.XV. Y de la Guerra de Sucesión en el s.XVIII.
Una vez que las guerras finalizaron, su papel de fortaleza dejó de tener interés. Con el paso de los años se desvió el paso de la frontera hacia el valle del Manubles, actualmente entre Torrelapaja (provincia de Calatayud) y Ciria, (provincia de Soria). 

Mi abuela nació y creció allí. Los habitantes vivían de la ganadería y la agricultura soportando unas duras condiciones metereológicas en invierno y sin agua corriente. 

La despoblación llegó a Peñalcázar en 1976. Desgraciadamente, los saqueos comenzaron antes.
Hoy sólo quedan ruinas que sobrecogen al caminante que se adentra entre sus piedras derruidas.
He subido muchas veces a este lugar. He llevado a muchos amigos a recorrer sus calles. Ninguno de ellos desciende de La Peña igual que subió. 
Uno de ellos fue mi amigo Koldo Garrido quién compuso este poema tras regresar de allí.



A Peñalcázar

Pueblo antiguo, en la colina yaces,
azotado por el frío, la lluvia y el viento,
de octubre a mayo, gris, triste, nublado,
el valle testigo del eco de tu lamento.

El lóbrego y yerto camino que a ti llega,
cubierta la vista por la bruma espesa,
retazos de vida que en tu cuneta asoman,
y en el rocío del alba apenas se expresan.

Las calles desiertas, heridas de muerte,
las piedras caídas, desolado paisaje,
guarda la hermosura de otros tiempos,
nostálgica imagen de mi viaje.

La torre plantada como el olmo del Duero,
altiva y distante, sin campana, ni gloria,
vigila la frontera, atenta mirada,
línea invisible entre Zaragoza y Soria.

Allí has quedado plantado, desguarnecido,
el suelo cubierto con tejas coloradas
que en otros tiempos, sólidas cubrieron,
los deseos de las gentes esperanzadas.

Se han quedado estancadas las aguas
y un árbol gobierna la olla oscura,
en el que de ladrones y estafadores,
la libertad halló lenta sepultura.

Y allí entre el gris de las caídas piedras,
un pedazo de mi alma apenas he dejado,
que vigila al fuerte viento, que no derribe,

el resto de la vida de un pueblo encantado.



No os desvelo más. Darle la mano a nuestra protagonista Mónica, en las páginas de Pan con vino y azúcar y ella os encaminará a descubrirla.

Un abrazo,

Cristina Romea