Archivo del blog

Evento en Gernika

Aquí os dejo una muestra del precioso evento sobre la paz que realizamos en Gernika. Maravillosos artistas.
Fue un placer compartir escenario con las poetas: Daniela Bartolomé, Marisa Campo, Dori Campos y el poeta José Serna. Xabier Aburruzaga y Aitor nos deleitaron con la trikititxa unos versos de Kirmen Uribe. Jon Antón con una preciosa pieza al piano. Y Dania y Xiara, del sueño de Calíope, acunaron nuestras almas con su música y voz. El broche lo puso Dania, con su voz de soprano cantando La Casta Diva. 
Desde aquí doy las gracias a Massimiliano Tonelli pues sin su espíritu creador nada de esto hubiera sido posible.
La exposición de los artistas plásticos y fotografía continúa abierta en Gernika hasta el 30 de enero. Ellos son: Ricardo Abaunza, Teresa Ahedo, José Pablo Arriaga, Arvinder Bawa, Marisol Cavia, José Cobo, María Jesús Cueto, Josu Euba, Edu Gordo, Edurne Gorrotxategui, Jessica Llorente, Koldo Méndez, Mónica Martín, Giusi Naletto, Mariemi Otaola, Gloria Pereda, José María Pinto, Santi de Paulas, Josu Rekalde, Juan Torre, Rinaldo Turati, Juan Jesús Villaverde.











Evento artístico

El próximo viernes 12 de enero a las 19h en Gernika se inaugura la exposición itinerante organizada por el Comisario Massimiliano Tonelli.
Pintura, grabado, escultura, fotografía, performance, poesía y canto.
Allí estaré.
¡Os esperamos!

Poema navideño



















Nieva
En mitad del camino mis pasos se detienen.
Una hoja desciende de un árbol dejándolo desnudo.
Se posa junto a otras en el suelo.
Las acaricio, sintiendo el gélido tacto en mis pies.
El viento susurra en mi rostro la buena nueva de un reencuentro.
Alzo la mirada.
El cielo grisáceo anuncia su llegada.
Lentamente, uno a uno, comienza su descenso.
Un manto blanco une la tierra con el cielo.
Nieva.
La naturaleza alza sus brazos para recibirla.
Esperada fusión de tierra y nieve.
Larga espera para amantes lejanos.
Sólo el agua del deshielo serpenteará recóndita calmando la sed de su recuerdo.
El paisaje está creado: agua, vida, silencio.
Silencio que abraza al espíritu intacto,

preparándolo para el deshielo.

Frase


"Bajando el ritmo pude comprender,
que no pertenecemos a las luces de una tormenta
sino que formamos parte del resplandor
de la Aurora Boreal".

Cuento: Los manzanos y el nogal


Los manzanos y el nogal


Había una vez un joven nogal plantado en un gran campo de manzanos rebosantes de hermosas y rojas manzanas.
Un día, el joven nogal comenzó a brotar sus nueces. Estas eran pequeñas, marrones y sin brillo aparente en comparación a las manzanas.
Los manzanos, al ver el fruto del nogal se alteraron. ¡Esa fruta no podía servir para nada! Comenzaron a preocuparse excesivamente llegando a presionar al nogal para que cambiara sus nueces por manzanas.
El nogal quería pertenecer al grupo así que se esforzó y se esforzó hasta que fatigado, un día enfermó. Los manzanos  convencidos de que habían  hecho todo lo posible por ayudarlo, continuaron su ciclo olvidándose de él.
Durante dos primaveras su tronco sobrevivió enraizado y alimentado por la tierra. El viento, cada día, agitaba sus ramas para despertarlo. Los pájaros anidaban en él para que no se sintiera solo. La lluvia y la nieve cayeron del cielo directas a sus ramas acariciándole e hidratándole. Así, poco a poco, el nogal fue sintiendo que él era un nogal y no un manzano y por lo tanto sus frutos debían florecer pues de lo contrario su existencia no serviría para nada.
A la tercera primavera sus hojas comenzaron a brotar y sus nueces a salir. Los manzanos volvieron a poner la vista en él preocupados. Pero esta vez él continuó su proceso.
Un día un grupo de personas pasó por allí. Vieron el nogal lleno de nueces y los niños se acercaron a él corriendo. Y contentos se subieron a sus ramas para recoger sus frutos.
-¡Oh qué campo tan bonito!-exclamaron.
-Recojamos manzanas y nueces pues ambos frutos son un alimento muy saludable.


Moraleja: cuando se halla el sentido de la complementación, los conflictos desaparecen.


Cristina Romea

Poema: Una habitación luminosa


Foto de Markus Spiske en Unsplash



Entre sábanas de algodón, mi piel huele a lavanda.
Mi cabello húmedo, roza la comisura de mis labios.
Un albornoz blanco, cubre mi cuerpo desnudo.
Lectura poética, en una habitación luminosa.
Alejada del pensamiento, centro la atención en mi esternón.
Inspiro. Espiro.
Vuelvo a inspirar y suavemente, comienzo su lectura.
Despacio, como en un susurro, surge la música de sus palabras.
Música que acaricia los sentidos, eriza la piel, alimenta al alma.
Palabras nacidas desde el amor, notas creadas desde el dolor…
Un suspiro eleva mi pecho. Mis manos, desfallecen en el lecho,
y un leve temblor silencia mis labios.
Mi piel huele a lavanda. Junto a mí, tu esencia se expande
en una habitación luminosa.


Nuevo mundo de la edición


El viernes día quince de septiembre se celebró en la Alhóndiga de Bilbao la IV jornada del autor, organizada por la Asociación de Escritores de Euskadi. Como socia de esta organización fui invitada a este evento donde profesionales del sector editorial ofrecieron información de primera mano.

El mundo de los libros lleva años evolucionando gracias a las nuevas tecnologías. El autor ha pasado de estar encerrado en su espacio y su mundo creativo a involucrarse activamente en la difusión de su obra. A su vez, el cambio de la máquina de escribir por el ordenador ha ocasionado un aumento de personas que escribimos deseando publicar.

Desde el punto de vista de las editoriales y profesionales de lectura, se recibe una masificación de manuscritos donde los autores solicitamos atención para nuestras obras. Ante tanta demanda se ven en la obligación de seleccionar bien lo que reciben. Así pues, uno de los requisitos para que nuestro manuscrito sea leído es que cumpla unas condiciones de calidad. Para ello, el contenido debe mostrar interés y estar profesionalizado gramaticalmente. Por este motivo es muy importante que nos pongamos en los ojos del editor antes de enviar un manuscrito. Si existe un rechazo ese rechazo no es hacia el autor por lo que nos animan a continuar escribiendo teniendo en cuenta el punto fuerte de profesionalidad.

Estamos conviviendo en la era digital. La formación, tanto la relacionada con la técnica de la escritura como en redes sociales, nos abre un nuevo camino al conocimiento. Una buena oportunidad para conocernos a nosotros mismos y a nuestros lectores interactuando con ellos. Pues escribimos para ellos.

Como autora he aprendido en estas jornadas que saber que no sabemos nos posiciona en una actitud de aprendizaje constante. Un buen camino para continuar avanzando.

Desde aquí agradecer a todos los ponentes y a la Asociación de Escritores de Euskadi su gran apoyo al nuevo autor.

Cristina Romea