Amenazas irreales

 

Derek Tung, Pixabay

El miedo es un mecanismo de defensa que tiene sentido cuando se viven situaciones amenazadoras. Pero como ya sabéis, el pensamiento de carencia desde el miedo irracional, nos ha enseñado a sentirnos y vernos divididos por lo tanto creemos que nos podemos dañar. Es la base del miedo a perder o a morir.

Dentro de un conflicto, el grado del miedo irracional, se incrementa según la magnitud emocional expresada. A mayor fuerza, mayor conflicto.

Sólo tenéis que ver un programa televisivo donde la intención es difundir una información perpetuando conflicto contra algún colectivo. Por ejemplo, cuando hay elecciones los partidos desean ganar. El miedo a perder es tan grande que nos hemos habituado a discursos basados en el miedo y la culpabilidad irracional. Observar la base emocional, la proyección de las palabras desde esa base. Si el espectador no utiliza su filtro reflexivo la información se cuela en el inconsciente a modo reactivo. De esta manera, en cuanto los ojos vean al grupo que ha sido criticado o juzgado, surgirá una reacción de rechazo inmediato. El objetivo televisivo habrá cumplido su misión: contagiar al espectador desde la base emocional proyectada para que nos apartemos de ese grupo. (Podéis llevar este ejemplo a cualquier situación conflictiva).

Recordad:

1.-Las emociones mueven el pensamiento y se contagian como la pólvora.

2.-El pensamiento puede ser automático y reactivo si no se usa el filtro reflexivo, influyendo en las decisiones y acciones.

3.-Vivir deprisa, limita la conexión con nuestro potencial interno resolutivo.

4.-El uso rápido de los móviles e internet empuja a nuestro cerebro a reaccionar (no da tiempo a digerir la información).

5.-Observa. Hay amenazas que son irreales.


Sobre este blog

Leandro de Carvalho, Pixabay   Estimado lector: Te vas a adentrar en una lectura que invita a la reflexión de una manera cercana y poética...