Nuestros orígenes: Peñalcázar - Escenario de la novela


El escenario de la novela está recreado en el pueblo donde nació mi abuela: Peñalcázar (Soria). Lleno de riqueza histórica. 

En este post deseo centrarme en la generación de mi abuela tras la Guerra Civil Española.

Tenemos un escenario desolado donde es necesario sacar las fuerzas internas para volver a construir. Trabajar de sol a sol; Hacer trueque; unirse con las personas de confianza; tener cuidado con la guardia civil; portarse como es debido... Historias llenas de luces y sombras. Confianza, desconfianza y... miedo. Miedo a perder. 

Aún así, la vida volvió a comenzar. ¡Y sin psicólogos post-trauma! ¿Cómo lo hicieron?

Aferrándose a los buenos recuerdos. Creando momentos únicos de unión: la matanza del cerdo; pasear hasta la estación del tren; sentarse a la fresca bajo las estrellas; sacar el genio cuando era necesario un límite; abriendo la puerta a conocidos: "donde comen tres, comen cuatro"; conectando con la naturaleza y sus recursos: cogiendo tomillo, té, manzanilla. Bañándose en las aguas nítidas del río Manubles; caminar más de siete kilómetros por el monte para tomarse un café con algún amigo de algún pueblo vecino...

¿Y en la parte más oscura?

Alguna mujer destruida en su dignidad por abusos de la barbarie; quebrantamiento mental del dolor insoportable empujando al suicidio; tristeza profunda por la muerte de algún hijo; peleas o denuncias por envidia o rencor...

En este contexto histórico se formó mi abuela. Sus manos tenían artrosis de tanto trabajar. Y sabañones en los días de invierno por acudir al lavadero. Fue una auténtica heroína. ¡Y cocinaba de bien! 

Año 2024: Abuela, ¡he pedido el divorcio por lo harta que estoy de poner lavadoras! ¡Siempre me toca a mí! Mañana pediré cita con el psicólogo. Estoy traumatizada.

VALOR...

Cuando visitéis Peñalcázar pasear en silencio entre sus calles. Si lo hacéis con respeto, sentiréis un sobrecogimiento. Son las voces del ayer reclamando dignidad. Ellos forman parte de nosotros.

Estar atentos porque es cierto que sus rincones hablan. Es un punto estratégico y energético importante. La última vez que estuve me detuve en la era, de espalda a la ermita. Sentí ganas de llorar ante un pueblo desaparecido. Entonces una voz susurró cerca de mí:

-Recuerda cómo vivimos. Haz de tu vida la creación más sublime en esencia: proyecta el amor a nuestra historia. Necesitamos el perdón. Libertad.

-No hay culpables, abuela. No hay culpables...

"Peñalcázar existe con sus cimientos derruidos. A la espera de que nuevas civilizaciones remuevan entre sus escombros hasta encontrar en ellos la raíz latente que aporte sentido a la existencia". 

Pág.11 Pan con vino y azúcar.



En este enlace podéis ver un espectacular vídeo de Peñalcázar.

Vídeo de Antonio Vallano





Sobre este blog

Leandro de Carvalho, Pixabay   Estimado lector: Te vas a adentrar en una lectura que invita a la reflexión de una manera cercana y poética...