Felicitación navideña

                          NIEVA




En mitad del camino mis pasos se detienen.

Una hoja desciende de un árbol dejándolo desnudo.

Se posa junto a otras en el suelo.

Las acaricio, sintiendo el gélido tacto en mis pies.

El viento susurra en mi rostro la buena nueva de un reencuentro.

Alzo la mirada.

El cielo grisáceo anuncia su llegada.

Lentamente, uno a uno comienza su descenso.

Un manto blanco une la tierra con el cielo.

Nieva.

La naturaleza alza sus brazos para recibirla.

Esperada fusión de tierra y nieve.

Larga espera para amantes lejanos.

Sólo el agua del deshielo, serpenteará recóndita calmando la sed de su recuerdo.

El paisaje está creado: agua, vida, silencio.

Silencio que abraza al espíritu intacto, preparándolo para el deshielo.


 

A mis lectores

Estimado/a lector/a: Escribo desde que tengo uso de razón. Viajo con mi imaginación a lugares donde encuentro paz, sosiego y esperanza. Una...