Desde la ausencia



Si pudiera extender mis dedos, rozaría tu piel.

Si pudiera acercarme a tus labios, los humedecería sutilmente.

En este desierto infinito es el calor quien me acaricia.

Y la esperada lluvia, no llega.


Desde la ausencia

Si pudiera extender mis dedos, rozaría tu piel. Si pudiera acercarme a tus labios, los humedecería sutilmente. En este desierto infinito...