Enigma


Imagen de ArtTower en Pixabay 


 

¿Siento? 

O... ¿creo que siento?

Si creo que siento vivo ensoñaciones.

Si dejo de creer que siento comienzo a sentir.

Dejar de luchar para iniciar un fluir.

Las creencias arraigadas son carceleras del cambio.

Compañeras del miedo interno que fomentan nuestro agravio.

A menudo, sin esperarlo, la vida nos regala algún enigma.

Situaciones que reaparecen, momentos para superar.

La clave está en el sentir que nos aporta libertad.

¿Siento?

 O... ¿creo que siento?


Cristina Romea

Evolución en la Prensa

Carlos González, Jefe de cultura de Diario Noticias de Álava, me entrevistó y creó este interesante artículo sobre mi último trabajo reflexi...