Archivo del blog

Microcuento navideño: Águila blanca

La Navidad, invita al reencuentro, al descubrimiento... 




Había una vez un águila blanca que se había criado entre ovejas. Cuando era pequeña sentía que quería volar, pero como sus compañeras no lo hacían  no se atrevía a dar el paso.
Las ovejas le convencieron de que sus alas eran lana. Ella se lo creyó, y sin darse cuenta las escondió durante mucho tiempo, aunque su mirada siempre estaba puesta en el cielo.
Un día, tumbada bajo las estrellas, se fue a rascar la nariz y notó un cosquilleo que le hizo estornudar. El estornudo fue tan grande que de su barriga se desplegaron unas hermosas alas.
Las lágrimas le brotaron cuando descubrió que podía volar. Que no había sido un sueño, sino una gran realidad. Se descubrió y su alegría se multiplicó. Desde entonces vuela alto y baja cada día a contarle a sus compañeras lo maravilloso que es el mundo visto desde arriba.

Feliz Navidad.
Cristina Romea